Imagen de Ruben Zepuntke

CHARLA EN EQUIPO

Ruben Zepuntke

Descubre la historia de nuestros atletas en una serie de entrevistas
a los miembros más recientes de la familia HOKA.

Probablemente solo hay una cosa más dura que ser ciclista profesional: ser triatleta profesional. Basta con preguntarle a Ruben Zepuntke, que ha sido ambas cosas. Entre 2014 y 2017, Ruben compitió profesionalmente sobre dos ruedas para el equipo Cannondale-Garmin UCI antes de que un encuentro inesperado con un árbol y un chasco relacionado con el Tour de Francia propiciaran su transición al triatlón, que ha tenido lugar con un éxito creciente.

“En 2016, me estrellé contra un árbol y me rompí unos cuantos huesos”, recuerda con una mueca de dolor, “y, entonces, en 2017 me perdí la Gran Salida del Tour en Düsseldorf, mi ciudad natal, que fue lo más duro que he tenido que afrontar durante mi carrera profesional”.

Ruben Zepuntke mirando al horizonte

Este cambio de orientación en su vida deportiva fue el bálsamo que este deportista de 28 años necesitaba y no tardó en causar un revuelo en el mundo del triatlón al llegar al podio en Challenge Heilbronn y Challenge Davos en 2019. Estos éxitos fueron el incentivo de Ruben para perseguir su sueño de ganar el Campeonato Mundial de IRONMAN® en Hawái algún día, algo que sabe que no sucederá de la noche a la mañana.

La paciencia es una virtud que Ruben ha tenido demostrar durante el difícil año pasado, cuando la pandemia de la COVID-19 asoló el mundo, paralizó la competición y, en muchos casos, los entrenamientos. Sin embargo, una perla de sabiduría de un miembro del equipo HOKA lo ayudó a mantener sus emociones intactas.

Zapatillas Mach 4

“Uno de los mejores consejos que he recibido me lo dio Jan Frodeno justo después de haber intentado doblegarlo durante una sesión de natación”, explica Ruben.

“Jan me dijo: ‘no quemes todos tus cartuchos; la temporada puede ser larga’”. Durante la pandemia, sin carreras y con restricciones para entrenar, a veces era difícil mantener la motivación, pero me considero un tipo afortunado. Tengo muchas carreras por delante, incluida Hawái, pero, de momento, solo quiero dar las gracias a todas las personas que trabajaron en primera línea durante los momentos más duros de la pandemia.

“La idea de ganar en Hawái algún día me motiva a diario”, cuenta este soñador confeso. “Es mi mayor fortaleza y mi debilidad más grande”, se ríe.

“Mis sueños me inspiran: todas las mañanas escribo mis sueños y objetivos, lo que me ayuda a centrarme y dar el 100 % en los entrenamientos y, paso a paso, empiezo a acercarme a mi objetivo de ser uno de los mejores triatletas del mundo”.

Ruben de pie en el campo

"Tanto en el agua, como en la bici, como en la carretera con sus adoradas Carbon X 2, Ruben es siempre más feliz al aire libre, en comunión con la naturaleza. “Me encantar estar al aire libre y disfrutar de los elementos y la naturaleza”, confirma. “Es cuando me vuelvo más creativo. Intento estar al aire libre tanto como puedo. Si no estoy entrenando o compitiendo, cojo la tienda de campaña y, por supuesto, a Paulina, mi pareja, y pasamos las noches al aire libre en lugares bonitos”.

Paulina no solo es la pareja de Ruben, también es parte de su equipo de apoyo, ya que es fisioterapeuta de profesión (¡Me mantiene de una pieza!”, bromea Ruben). Paulina trabaja junto con Michael Ochmann, amigo, entrenador y cofundador de RZ Coaching, con sede en Düsseldorf, para garantizar que Ruben llega a la línea de salida en el mejor estado posible.

Aunque le encanta escaparse a las montañas del norte de Cataluña en los alrededores de Girona para entrenar, Ruben es más feliz en el campo que rodea su ciudad natal, a orillas del río Rin."

Ruben Zepuntke corriendo con las CARBON X 2

“Aquí en Düsseldorf disfrutamos de las mejores condiciones para correr”, afirma Ruben. “Sendas, barro, gravilla, asfalto… Lo tenemos todo. Así que mi entrenador y yo podemos ser muy creativos cuando se trata de que los entrenamientos sigan siendo innovadores y entretenidos. Hablamos sobre cómo me siento, cómo de cansado estoy y tenemos una sesión planeada y simplemente voy y la hago. Si estoy cansado y no me apetece correr, busco un trail que no haya recorrido nunca y así me animo”.

Pasar mucho tiempo al aire libre ha enseñado a Ruben a fiarse de su instinto no solo cuando disfruta de su tiempo libre, sino también durante el trabajo diario y en el asunto más serio del triatlón profesional. “Siempre me fío de mis instintos”, confirma, “y ese es uno de mis principales mecanismos para lidiar con la presión. Mis instintos me indican a dónde tengo que ir”.

Nadie sabe exactamente hasta dónde llegará, pero a medida que se vuelva más fuerte y gane tanta experiencia en natación y running como tiene en ciclismo, ¿quién dice que su sueño de alcanzar la gloria en Hawái no se hará realidad? Siempre y cuando recuerde el consejo de Jan Frodeno, tres veces campeón del mundo de IRONMAN®, y no queme todos sus cartuchos de una vez."